viernes, 20 de abril de 2012

Frases Rambo 1



-Se acabó John, se acabó.
-No se acabó. ¡No señor! Yo también tengo algo que decir. No era mi guerra, me llamaron ustedes a mí, no yo a ustedes. Yo hice lo que tenía que hacer para ganar pero no nos dejaron ganar.¡Y cuando regreso a mí país me encuentro a esos gusanos en el aeropuerto gritando y llamándome asesino de niños y otros horribles insultos! ¿Quiénes son ellos para insultarme? ¡¿Eh?! ¡No estuvieron allí luchando como yo, no saben lo que dicen!
-Esto son malos tiempos para todos, Rambo. Aquello pertenece al pasado.
-¡Para usted! Para mí la  vida civil no es nada. En el frente tenemos un código de honor: Tú me cubres la espalda y yo te cubro la tuya.¡Pero aquí no!
-Tú eres el último de una élite, no lo termines así.
-Allí pilotaba aviones, conducía tanques. ¡Allí tenía a cargo millones de dólares y aquí ni siquiera me dan trabajo de lava coches! Ni eso. (Llorando) Tenía amigos en las fuerzas aéreas, todos aquellos muchachos eran amigos míos. ¿Donde están? Aquí no tengo a nadie, ¿Se acuerda usted de ellos? John y yo solíamos ir a tomar unas cervezas en nuestros ratos libres. El siempre me hablaba de ir a Las Vegas con un Checrolet. Le gustaba mucho el descapotable rojo del 58. Yo diría que iríamos por las carreteras hasta que se le cayesen las ruedas. 
Estábamos en un bar de Saidon, aparece un niño, un niño que llevaba una caja de limpiar zapatos y dice: ¿Limpia, señor, limpia? Yo le digo no pero el niño insiste y John dice sí. Yo voy a por un par de cervezas, la caja es una bomba, abre la caja y su cuerpo salta por los aires hecho pedazos y le veo ahí caído gritando como un loco. ¡Tuve que quitármelo de encima, estaba cubierto de pedazos de su cuerpo, mi amigo hecho pedazos encima de mí! ¡Sangre por todas partes, intento mantenerle entero y se le siguen cayendo los intestinos! Nadie me ayuda. Y dice "quiero, quiero irme a casa, quiero irme a casa". Me lo repite una y otra vez,"quiero irme a mi casa, quiero conducir mi Chevrolet y no  consigo encontrar sus piernas. No encuentro las piernas, no puedo quitármelo de la cabeza, y así siete largos años, día tras día. A veces me despierto y no se donde estoy. No conozco a nadie.


Conversación entre John Rambo y el Sargento Trautmant en una crítica hacia lo mal que les trataron a los soldados.


No hay comentarios:

Publicar un comentario