sábado, 28 de abril de 2012

Sacred 2: La caída del Ángel

GruesomeInquisitionShroudSpider.jpg
 Ancaria, 2000 años antes
A pesar de ser tratado como una secuela, Fallen Angel nos sitúa dos mil años antes del original, por lo que el reino de Ancaria cambiará mucho para aquellos que lo conocieran hace cuatro años. Es un mundo donde tecnología y estilo de vida medieval se entremezclan y abrazan entre sí dando lugar a una estética bastante personal, sin dejar de proveernos con razas como los elfos, orcos, o humanos. Sin duda, la llamada Energía T es el motor que mueve todo este mundo virtual, puesto que contiene un poder que va más allá de la magia. Sus protectores, los Seraphims -ya vistos en el primer Sacred- creyeron que era el momento de que otras razas, como los Altos Elfos, pudiesen comprender y aplicar con sabiduría todo el poder que emanaba de la tierra, así que les hicieron prosperar muy rápidamente. Se equivocaron.
Pronto una disputa estalló entre varias facciones de esta raza, estallando irremediablemente en una guerra civil que resquebró el imperio hasta los cimientos. Y como no podría ser de otra manera, otros pueblos menos avanzados tomaron provecho de la situación, dejando a la Energía T en las manos de aquel que esté dispuesto a explotarla. Por lo tanto, todo el bien que hizo se transformó en mal, dejando regiones enteras irreconocibles y mutando a la flora y fauna de toda Ancaria. Entre todo este caos aparece la historia principal del protagonista que elijamos; uno que lo hará hacia el lado de la luz, o, por el contrario, al de la oscuridad y el egoísmo. En este sentido, se nos proporciona una base argumental sólida para un conflicto básico entre el bien y el mal.

A la hora de desarrollar nuestro personaje, por supuesto, lo haremos de varias maneras: mediante su equipamiento, elementos que conseguiremos tanto con los tenderos a lo largo y ancho de Ascaron como en los baúles más recónditos de la mazmorra más mugrienta, y mediante el desarrollo de las habilidades del personaje. Tendremos varias básicas, amén de los típicos parámetros con puntos a repartir, que nos harán mejorar cuanto más realicemos una acción. Por ejemplo, montar a caballo lo suficiente nos recompensará eventualmente con una mayor velocidad y control del animal en cuestión, preparándonos así para el momento en el que obtengamos la montura personalizada con cada clase -y que nos dará habilidades concretas muy útiles-. Por supuesto, hay elementos que se mantienen inalterables respecto a los clásicos, como las monturas ya mencionadas, el teletransporte, el sistema de ítems -un poco más organizado y no tan clásico se hubiese agradecido-, el mapa, la bitácora donde conocer qué misiones te quedan por realizar, etcétera.
Pero a la hora de mejorar nuestras habilidades de combate tomarán un rol protagonista las llamadas runas y los orbes de batalla. Tendremos dos huecos al principio, uno a cada lado, que representan las configuraciones de arma y hechizos/golpes especiales que tengamos disponibles. Llegarán hasta cinco según el nivel que tengamos -con un level cap de más de 200, como ya lo hizo el original en su máxima dificultad-, dándonos un acceso rápido a estos factores de una manera sencilla. Así de sencillo pretende ser, además, el comportamiento más agresivo de nuestro héroe o villano, puesto que se basa en un sistema de runas que los harán evolucionar según una serie de parámetros, en lugar de basarse en las ya conocidas 'builds', en ocasiones liosas y demasiado predecibles, sobre todo a la hora de decantarnos por el PvP. Así, tomando el mismo ejemplo con el que Ascaron nos ha ilustrado tantas veces, una bola de fuego podría evolucionar en lanzar dos a la vez, para impactar a más enemigos, en una que se pudiese lanzar más rápidamente, o por el contrario otra lenta y poderosa para acabar de un golpe tanto con el enemigo como con nuestra reserva de maná. Esto se puede derivar, por supuesto, a las habilidades del combate con espada, con un más rápido tiempo de respuesta o un mayor daño al enemigo, por ejemplo.

La parte multijugador ahora extinta, es posible seguir en ella desde servidores libres, si alguien necesita más información que me deje un comentario.

No hay comentarios:

Publicar un comentario