miércoles, 29 de agosto de 2012

Counter-Strike: Global Offensive

El clásico de entre los clásicos... El shooter on-line por excelencia... Uno de los FPS más básicos y adictivos del mercado... Counter-Strike está aquí con Global Offensive, una nueva revisión del mito que devuelve sensaciones a todos aquellos hartos de FPS donde la complejidad es excesiva. Aquí todo se reduce al "mata o muere".
 Counter-Strike: Global Offensive
Un auténtico fenómeno en los cibercafés, un título legendario en partidas LAN y uno de los juegos de acción con mayor capacidad de gancho de todos los tiempos. Counter-Strike surgió, como todo el mundo ya sabe, como una modificación de Half-Life, y poco más tarde a partir del año 2000 se convirtió en un título independiente con todas las letras. Con casi 30 millones de unidades vendidas fue capaz de capturar la atención de infinidad de fans durante horas con una propuesta realmente sencilla: terroristas contra fuerzas de la ley.

Ahora tenemos en el mercado una nueva entrega, llamada Global Offensive, que viene a completar el binomio de Counter-Strike: Condition Zero y Counter-Strike: Source. No ha cambiado mucho desde entonces, puesto que la premisa básica sigue siendo la misma y sólo ha habido algunos pequeños ajustes y modificaciones. Sencillez, habilidad y reflejos son las claves principales de un juego vertiginoso y capaz de enganchar con suma facilidad.
 
Un auténtico fenómeno en los cibercafés, un título legendario en partidas LAN y uno de los juegos de acción con mayor capacidad de gancho de todos los tiempos. Counter-Strike surgió, como todo el mundo ya sabe, como una modificación de Half-Life, y poco más tarde a partir del año 2000 se convirtió en un título independiente con todas las letras. Con casi 30 millones de unidades vendidas fue capaz de capturar la atención de infinidad de fans durante horas con una propuesta realmente sencilla: terroristas contra fuerzas de la ley.

Contra-Terrorismo
Lo mejor (para unos) y peor (para otros) que se puede decir sobre Counter-Strike: Global Offensive es que hace sentirse a los aficionados como en casa. Quien busque novedades, innovación o grandes cambios debe seguir mirando en otro sitio, y es que la fórmula es continuista a más no poder. Si somos habituales de la saga es inmediata la sensación de que más bien poco ha cambiado durante todo este tiempo, y si somos neófitos el concepto tan sencillo hará que nos familiaricemos con él a velocidad de vértigo.
El asunto no va más lejos de plantar a terroristas y fuerzas del orden en escenarios bastante compactos y no demasiado enrevesados, para que combatan entre sí por diferentes objetivos que a menudo se resumen en acabar al completo con el equipo rival. El género del shooter a través de internet ha evolucionado muchísimo en los últimos tiempos con infinidad de añadidos como perks, experiencia y progreso persistente, comunidades muy bien definidas a largo plazo... Nada de eso sirve para Global Offensive, un juego donde sigue rigiendo la norma clásica de Counter-Strike de que sólo importa el aquí y el ahora.
 
Counter-Strike: Global Offensive PC
 
Hay una ventana dentro del menú denominada Mis Progresos, pero lo cierto es que el significado de las palabras va en otra línea. No hay realmente progresos en el título que nos ocupa, y es que todo lo que logremos desaparece en muchas modalidades al finalizar cada partida y en otras directamente ni siquiera importa. Aquí en realidad sólo hay estadísticas, visionado de logros y los siempre morbosos rankings de marcadores para compararnos con nuestros amigos o entrar en los tops mundiales. ¿Es esto algo bueno o algo malo? Depende del perfil de usuario. Si somos de esos que sentimos que no estamos aprovechando nuestro tiempo si no recibimos bonificaciones o ventajas a largo plazo que sirvan para demostrar nuestro progreso, ciertamente sentiremos que éste no es nuestro juego; pero sí somos de esos que disfrutan de la inmediatez y que quieren una experiencia sencilla y sin complicaciones en la que invertir infinidad de horas diarias, o sólo unos breves momentos cada cierto tiempo, estamos ante una de las más frenéticas y efectivas propuestas que podemos encontrar.
 
 Counter-Strike: Global Offensive
 
El juego tampoco es que sea un dispendio en cuanto a opciones jugables, pero trae exactamente lo que cabía esperar de un título de estas características. En primer lugar la gran separación es la del juego on-line y off-line, con Global Offensive debutando la posibilidad de calentar motores disparando a unos cuantos bots a través de la opción Offline con Bots. No es que el nuevo Counter-Strike sea una experiencia complicadísima que requiera de gran práctica para ser dominada, más bien el éxito de su propuesta reside en todo lo contrario, sin embargo es una opción agradable para foguearnos con unos rivales bastante tontorrones y que definitivamente no se ensañarán con nosotros.
También está la denominada Pista de Entrenamiento, donde se nos planta en unas instalaciones de pruebas de G.D. que "fueron diseñadas para proporcionar entrenamiento básico con armas". Si nos abruma algo el ponernos a jugar contra rivales humanos de buenas a primeras ésta puede ser una buena tabla de salvación, pero aquí todo es tan absolutamente básico que prácticamente sólo es recomendable para aquellos que no tienen experiencia alguna con un shooter. Conceptos como el hecho de que somos más precisos agachados que de pié a la hora de disparar serán fundamentales, especialmente teniendo en cuenta que en Counter-Strike no podemos dejar de llevar el arma automática a la cintura para acercarnos la mirilla al ojo y disparar con mayor exactitud, pero también se nos explicará cómo lanzar granadas o situar explosivos.

Los Campos de Batalla

Todo esto está muy bien, pero la verdadera experiencia de Global Offensive sólo puede entenderse en las operaciones de campo. Para entrar es tan sencillo y tan accesible como hacerlo a través de la opción Buscar una Partida, y una vez ahí escoger entre los cuatro modos de juego disponibles: Carrera de Armamentos, Demolición, Casual Clásico y Competitivo Clásico.

El primero de ellos nos emplaza a conseguir nuevas armas eliminando a los enemigos en un combate a muerte por equipos bastante convencional, que cuenta con características como la entrega inmediata del arsenal y la regeneración instantánea de todos los jugadores. Uno de los modos que debutan en esta entrega, pero también uno de los más sencillos y con menos complicaciones.
 Counter-Strike: Global Offensive
La otra modalidad que es nueva en esta entrega de Counter-Strike es la de Demolición, que viene a ser una mezcla de algunas que veíamos en pasadas entregas. Aquí ganamos eliminando por completo al otro bando o cumpliendo las metas de explosionar objetivos o de desactivar las bombas al mejor de 20 rondas, bastante sencillo también pero con algunos ajustes muy interesantes como el hecho de que en cada ronda liberaremos un arma de peor calidad de cara a la siguiente siempre que registremos al menos una muerte.
Los otros dos son tan clásicos como el propio nombre que portan, y sólo se diferencian en la nomenclatura de Casual o Competitivo. En ambos compramos nuevas armas en cada ronda con el dinero que ganemos, y los objetivos son tan simples como los anteriores al mejor de 10 o 30 rondas en función de si es uno u otro y con un 50% de recompensa por víctima o con compra de blindaje y kits permitida respectivamente.

Por supuesto el juego no palidece en cuanto a opciones para juntarnos con conocidos, y bastará con seleccionar Jugar con Amigos para acceder a un Lobby donde poder esperar pacientemente a nuestros compañeros o acceder a los Servidores Comunitarios con, a menudo, pequeños cambios y modificaciones llevados a cabo por la comunidad, así como el Community Quick-play que sencillamente busca partidas rápidas con esas características.
 
Counter-Strike: Global Offensive PC
 
 Así pues si visionamos Global Offensive como unidad el conjunto es compacto, nunca notable pero sí efectivo, y sin llegar a ser rotundo sí bastante interesante. Muy alejado, eso sí, de los estándares actuales del género de acción pero al que también hay que tenerle en cuenta la clase de producto que es, las intenciones con las que se lanza y el deseo de sus responsables de homenajear decididamente al clásico.
En cuanto a lo tecnológico lo mejor que se puede decir del título es que está relativamente bien acabado y que su optimización es tan buena como su meramente aceptable apartado gráfico exige. Hay algunos bugs en la versión final que hemos tenido oportunidad de probar, pero nada que nos haya impedido el disfrute del videojuego. Por otra parte ya hemos dado algunas pistas sobre los efectos a las que podemos añadir que las físicas son prácticamente inexistentes. El pulido del código de red es máximo, y las partidas se desarrollan sin rastro de lag ya sean en los mapas más pequeños o en los del máximo de 64 jugadores en PC. Por lo que respecta a los parámetros para personalizar la experiencia visual el juego es bastante generoso, ofertando algo más de una decena de alternativas para definir nivel de detalle de sombras, modelos, efectos, así como antialiasing, sincronía vertical, filtros y un largo etcétera de características.

En cuanto a lo sonoro este apartado es bastante minimalista. La música tiene un papel que roza lo minúsculo, los efectos de audio disfrutan de buen nivel y el título llega con las escasas voces que posee en inglés y con la única traducción de sus textos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario