domingo, 15 de febrero de 2015

Películas de Oscar: La teoría del todo

Continuamos el recorrido por las películas nominadas al Oscar a Mejor Película con una película que nos cuenta la vida de Stephen Hawking: La teoría del todo
Título Original: The theory of everything
País: Reino Unido
Duración: 123 minutos
Director: James Marsh
Género: Drama
Sinopsis: Narra la relación entre el célebre astrofísico Stephen Hawking y su primera mujer, Jane, en la época en que ambos lucharon contra la enfermedad degenerativa que postró al famoso científico en una silla de ruedas.
Crítica: Muy buena película con unas actuaciones impresionantes y que retrata muy bien la vida de Stephen Hawking. Merece mucho la pena verla. Le doy un 9 sobre 10.
Premios:
  • Mejor película: Dudo que gane pero se merece esta nominación.
  • Mejor actor principal: Eddie Redmayne por su interpretación de Stephen Hawking. Hace una interpretación impresionante y es el gran favorito junto con Cumberbatch y Keaton.
  • Mejor actriz principal: Felicity Jones por su interpretación de Jane. Otra grandísima interpretación y estoy casi seguro que se llevará el Oscar.
  • Mejor guión adaptado: También tiene un grandísimo guión y creo que se llevará este premio
  • Mejor banda sonora: Este premio está muy reñido ya que las 5 tienen una banda sonora increíble.
Volveré próximamente con Whiplash, hasta entonces os dejo con la trama de esta película:

ATENCIÓN, CONTIENE SPOILERS:

En 1963, mientras asistía a una fiesta, el estudiante de astrofísica Stephen Hawking (Eddie Redmayne) conoce a Jane Wilde (Felicity Jones), una compañera de estudios en la Universidad de Cambridge, que está estudiando literatura. Un tiempo después comienzan una relación. Aunque Stephen sobresale en las matemáticas y la física, sus amigos y profesores están preocupados por la falta de un tema para su tesis. Stephen y su profesor (David Thewlis) van a una conferencia sobre los agujeros negros, que inspira a Stephen a especular que puede haber sido parte de la creación del universo. Más tarde decide que su tesis será sobre el tiempo.

Mientras continua su investigación, los músculos de Stephen comienzan a fallar lo que le hace caer y recibir un fuerte golpe en la cabeza. Tras una serie de pruebas le comunican que tiene una enfermedad que provocará que no pueda caminar, hablar, tragar o mover la mayor parte de su cuerpo, pero su cerebro seguirá funcionando con normalidad. Los médicos calculan que le quedan aproximadamente dos años de vida. Stephen se encierra en su casa para estar solo, pero Jane consigue que la deje pasar y le dice a Stephen que ella lo ama. Jane habla con los padres de Stephen, que le explican la situación. Jane dice que ella se pegará por Stephen. Poco después, se casan y tienen un hijo.

La capacidad de Stephen para hablar empeora progresivamente. Cuando finalmente presenta su tesis a la junta de examen, con el argumento de que un agujero negro fue responsable de la creación del universo, le dicen que, aunque hay algunos errores, su teoría es revolucionaria, y se le concede el doctorado. Sin embargo, mientras celebraba con Jane y sus amigos, Stephen da cuenta de que ahora es incapaz de caminar y pronto se vuelve dependiente de una silla de ruedas.

Después de tener su segundo hijo, en esta ocasión es una niña, Stephen tiene una teoría sobre la visibilidad de los agujeros negros. Él presenta su teoría en una conferencia donde los profesores están asombrados. Esto hace que Stephen se convierta en un físico de renombre mundial. Además de centrarse en sus hijos, la salud de Stephen, y su creciente fama, Jane es incapaz de realizar su trabajo en su propia tesis y se siente frustrada. Jane habla con Stephen sobre su depresión y Stephen le dice que entiende si necesita ayuda. A sugerencia de su madre, se une al coro de la iglesia, donde se encuentra con Jonathan (Charlie Cox). Ella y Jonathan se convierten en amigos cercanos, y ella le contrata como profesor de piano para su hijo. Jonathan pronto se convierte en un amigo de toda la familia, ayudando a Stephen con su enfermedad, apoyando a Jane, y jugando con los niños.

Cuando Jane da a luz a otro hijo, la madre de Stephen quiere saber si el bebé es de Jonathan. A Jane le cabrea que duden de ella así y además descubre que Jonathan escuchó la conversación. Jane intenta impedir que se vaya, y mientras los dos están solos ambos admiten que tienen sentimientos por el otro. Jonathan se queda lejos de la familia por un tiempo, pero Stephen le visita, diciendo que Jane lo necesita.

Con su fama creciendo, invitan a Stephen a un concierto en Burdeos. Mientras que él está asistiendo, Jane y Jonathan llevan a los niños de camping y se acercan más el uno al otro. Mientras que en Francia, Stephen contrae neumonía. Jane dice adiós a Jonathan y se apresura al hospital. Los médicos le dicen que Stephen necesita una traqueotomía, lo que hará que no pueda hablar, pero es la única solución. Jane autoriza el procedimiento

Jane contrata a una ayudante, Elaine (Maxine Peake), para que acompañe a Stephen el cual habla utilizando un tablero de ortografía, y lo utiliza para comunicarse con Elaine. Los dos se llevan bien. Stephen pronto recibe un ordenador con un sintetizador de voz incorporado. Stephen lo utiliza para escribir su libro, Una breve historia del tiempo, lo que se convierte en un best-seller internacional. Stephen dice a Jane que ha sido invitado a Estados Unidos para recibir un premio y será Elaine quien lo acompañe. Esto se convierte en el detonante del divorcio de Jane y de Stephen.

Stephen va a la conferencia con Elaine. Al mismo tiempo, Jane y Jonathan se reúnen. Mientras que en su conferencia en los Estados Unidos, Stephen ve a un estudiante en las primeras filas a la que se le cae una pluma de su escritorio. Se imagina tener que levantarse para devolverlo, casi llorando al recordar cómo su enfermedad lo ha afectado. Sin embargo, él sigue adelante, y da un discurso inspirador sobre la actividad humana. Poco después, Jane recibe una carta de Stephen invitándola a conocer a la Reina con él. Jane y Stephen se reúnen y hablan en el patio. Stephen y Jane se asoman a ver a sus hijos jugando, Stephen le dice: "mira lo que hemos hecho."

En la escena final, la película se rebobina hasta el momento en que Stephen y Jane. La película termina con un texto que señala que Jane y Jonathan se casaron y que Jane y Stephen siguen siendo amigos hasta nuestros días.

No hay comentarios:

Publicar un comentario